IMBATIBLES Y HUMANAS

IMBATIBLES Y HUMANAS

IMBATIBLES Y HUMANAS. En la adversidad encontraron su fuerza.

Inspiring Girls se había propuesto cerrar su curso académico 2018-19 con un evento especial cuyo mensaje principal fuera, además de inspirador, transmisor de optimismo y de motivación a las niñas. Así se fraguó la idea de Imbatibles y Humanas, con el objetivo de recordar a las niñas la importancia de la resiliencia, la superación y el esfuerzo ante las adversidades. Solo había que buscar los perfiles que sirvieran de inspiración, y Tilly Lockey, una niña británica de 13 años, se presentaba como el referente perfecto. Alrededor de su figura se seleccionaron otras, esta vez mujeres, con una actitud ejemplar de superación ante las situaciones adversas.

¿Qué impulsa a BBVA y a Inspiring Girls a organizar este evento?
Según Cristina Parias, Country Manager de BBVA, el fomento de la diversidad es parte fundamental de la política del grupo bancario, destacando valores como el esfuerzo, la confianza en uno mismo y la formación como las mejores vías para alcanzar metas. El Banco ya había contado anteriormente con la colaboración de Inspiring Girls para la organización de un evento dirigido a hijos e hijas de empleados de BBVA, con resultados muy inspiradores. Tras comprobar el impacto de nuestra iniciativa, decidieron colaborar con la Fundación y este solo ha sido uno de los actos con se organizarán conjuntamente.
Por su parte, Inspiring Girls tiene como una de sus principales misiones el inspirar a las niñas para ayudarlas a luchar contra la baja autoestima en edades próximas a la adolescencia, y contra los estereotipos y falsas creencias del “yo no voy a poder” que afectan a tantas niñas. Y la forma de luchar contra esta falta de confianza no es otra que la de ponerles delante role model que les sirvan de ejemplo y les ayuden a aspirar alto y a luchar por sus sueños. En este caso los referentes no podían ser mejores: una mujer y una niña que, en condiciones de una adversidad extrema, han conseguido alcanzar sus metas a base de esfuerzo, superación y, sobre todo, resiliencia. Y tres mujeres más que usan la tecnología para solucionar estos y otros problemas.

¿Cuál era el objetivo de este evento?
Este evento, al que acudieron niñas acompañadas de sus madres, familias al completo y grupos de compañeras de colegio, tenía como objetivo hacer que se sintieran “tocadas” e inspiradas por los relatos de nuestras invitadas.
Se trataba de que recibieran de primera mano el testimonio de personas como Tilly Lockey, una niña que perdió sus manos cuando tenía menos de 2 años como consecuencia de una meningitis, y hoy luce con orgullo sus manos biónicas, que le permiten llevar una vida normal y presumir de una autoconfianza excepcional. O el de Gemma Hassen-Bey, triple medallista paralímpica, que desde su silla de ruedas, a base de tesón y de confianza en sí misma, ha conseguido ser deportista de élite participando en cinco Juegos Paralímpicos consecutivos, y hacerse con una medalla paralímpica en esgrima; en la actualidad prepara el reto de ser la primera persona en silla de ruedas que suba al Kilimanjaro.
A través de estos y otros testimonios se invitaba a las niñas a que, ante las dificultades que se les presenten en la vida y en momentos de dudas y falta de autoconfianza, hagan suyo el pensamiento de “Si ellas han podido, ¿por qué yo no voy a poder?”. Algo que, sin duda, les ayudará también a tomar decisiones sobre cómo enfocar su vida y su carrera profesional.

¿Cómo se desarrolló el evento?
Poco antes de las seis de la tarde, los asistentes fueron llegando y tomando asiento en el auditorio de la Institución Libre de Enseñanza, desde cuyo escenario les dio la bienvenida Marta Pérez Dorao, presidenta de Inspiring Girls, seguida de Cristina de Parias, country manager de BBVA. Las primeras ponentes fueron Rosalía González, ingeniera de diseño, y Lidia Contreras, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional; ambas forman parte del equipo de Autofabricantes, un proyecto de innovación social orientado a la investigación colectiva de prótesis en código abierto, que ayuda tanto a familias con niños que necesitan prótesis como a la comunidad de investigadores de este tipo de desarrollos técnicos, compartiendo conocimiento y avances.
A continuación fue Fabia Silva quien se dirigió a las niñas consiguiendo contagiarles su pasión por los drones, hablándoles del poder de la tecnología cuando se alía con las personas para transformar comunidades y construir ciudades más sanas, seguras y eficientes. Fabia pudo hacer una demostración con uno de los drones que fabrica su empresa, Dronak.
La siguiente mujer inspiradora de la tarde fue Gema Hassen-Bey, deportista de élite y pionera de esgrima paralímpica, que relató desde su silla de ruedas las dificultades que se encontró a raíz de un accidente de tráfico, y cómo fue superándolas a base de no conformarse nunca, mantener una actitud positiva y confiar en sí misma, hasta llegar a convertirse en esa persona que no está dispuesta a permitir que los demás le pongan límites ni tampoco ponérselos ella misma. Gema animó a las niñas a perseguir sus metas a base de confianza y determinación: “Sed decididas y no os rindáis nunca”, porque “si yo puedo alcanzar el Kilimanjaro, que soy mujer, soy pequeña, voy en silla de ruedas y me apellido Hassen-Bey, entonces todas vosotras podéis alcanzar vuestras cimas”.
Tras el aplauso del auditorio llegó el turno de Tilly Lockey, la joven británica que desde los 2 años lleva luchando contra la adversidad y ganándole la partida.
Tilly fue entrevistada por la presentadora del evento, María Eizaguirre, periodista de RTVE y Embajadora de Honor de la Fundación Inspiring Girls, y la conversación entre ambas arrojó frases de gran impacto para los todos los asistentes. “No tener manos no me impide cumplir mis metas”, comentó Tilly mientras relataba cómo sus actuales manos biónicas le sirven no solo para tocar el piano, maquillarse o escribir, sino también y sobre todo para reforzar su actitud ante la vida sintiéndose absolutamente capaz de lo que se proponga. “Cuando alguien me dice que hay algo que no puedo hacer, eso me da más energía y ¡voy a por ello!”. Lockey dio al auditorio toda una lección de resiliencia y de ambición positiva, y afirmó: “Sueño con el día en que tener una discapacidad no te haga diferente, sino que la diferencia sea algo normal, e incluso guay”.

El evento culminó con la actuación de Brisa Fenoy, premio Inspiring Girls a la inspiración artística, durante la cual niños y mayores disfrutaron y hasta acompañaron a la cantante cuando interpretó su famoso tema “Pa fuera lo malo”.

Por último, ponentes y asistentes al evento pudieron compartir un cóctel en los jardines de la Fundación, mientras intercambiaban impresiones.

Estos son algunos de los momentos inspiradores durante el evento:

 

1Comment

Post A Comment